Tuesday, August 14, 2007

Territorio Comanche

En apenas dos días me he leído el libro Territorio Comanche del escritor Arturo Pérez-Reverte. Lo tenía pendiente de hace un montón de años, pero creo que decepcionado por sus últimos libros ("La carta esférica" y "La piel de tambor"), nunca encontraba el momento para empezarlo. En cambio tengo que reconocer que El Club Dumas es un libro excelente, y no estan nada mal ni "La sombra del águila" ni "El maestro de esgrima".

En Territorio Comanche - Un relato nos encontramos con un conjunto de recuerdos, de "batallitas" y de reflexiones que hace un corresponsal de guerra en Mostar (ex-Yugoslavia) durante la guerra de los Balcanes. Aunque no aparece en ningún momento como tal, creo que Arturo Pérez-Reverte habla de sus propias vivencias como corresponsal de guerra en su etapa periodística, pero en cambio utiliza a otros personajes para narrarlo.

En la edición de este libro, escrito entre Sarajevo y Mostar entre Agosto de 1993 y Febrero de 1994, aparece el siguiente parágrafo en la contraportada para explicar el significado de su título: "Para un reportero en una guerra, territorio comanche es el lugar donde el instinto dice que pares el coche y des media vuelta; donde siempre parece a punto de anochecer y caminas pegado a las paredes, hacia los tiros que suenan a lo lejos, mientras escuchas el ruido de tus pasos sobre los cristales rotos. El suelo de las guerras está siempre cubierto de cristales rotos. Territorio comanche es allí donde los oyes crujir bajo tus botas, y aunque no ves a nadie sabes que te están mirando".

La reflexión que introduce el libro es claramente una declaración de intenciones de su contenido: "Una auténtica historia de guerra nunca es moral. No instruye, ni alienta la virtud, ni sugiere modelos de comportamiento, ni impide que los hombres hagan las cosas que siempre hicieron. Si una historia de guerra parece moral, no la creáis" (Tim O'Brian en Las cisas que llevaban los hombres que lucharon).

Puede que tuviera demasiadas referencias positivas del libro, pero la verdad es que se trata de un relato a modo de "batallitas", crudas, pero "batallitas" que da que pensar pero que no me ha gustado demasiado. Sólo lo recomiendo a aquellos que quieran conocer la visión que tiene un corresponsal de guerra de lo que de verdad es el día a día de la guerra, y no lo que aparece en la prensa ni lo que informan los políticos.

1 comment:

Anonymous said...

Emeshing, por este libro echaron a Pérez Reverte de Televisión Española (sí, era el reportero de Código 1), suyo es aquello de "... y porque en Bosnia hay mucho hijoputa. Casi tantos como en Televisión Española" (página 88).