Sunday, March 13, 2011

London Long Weekend 7

Viene del post London Long Weekend 6

Todo iba bien en London hasta que...

Después de que Adriana se comprara los zapatos con los que había soñado la noche anterior (me lo he inventado para darle vidilla al asunto, bueno ahora me dice que es cierto), fuimos de Oxford a Tower Hill en Underground. Llegamos sobre las 16h al hotel, donde recogimos el equipaje que nos guardaban.

De allí nos fuimos pitando de nuevo al metro. De Tower Hill por la Circle Line (la amarilla) hasta South Kensington. Yo me temía lo peor, porque la media de 2 minutos por parada a la que estoy acostumbrado en Barcelona aquí no se cumplía...

De South Kensington de allí transbordo a la azul (Picadilly Line) para ir hasta Heathrow.

Nos subimos al primer tren que pasó, pero justo al subir nos dimos cuenta que no era el directo para llegar, ya que iba hasta Heathrow Terminal 4 y de allí se esperaba 8 minutos para ir hasta nuestra terminal.

Así que nos bajamos, y esperamos al siguiente tren que sí que llegaba hasta la Terminal 3 desde donde cogeríamos el avión. El tren seguía avanzando, pero el reloj avanzaba más rápidamente...

En una de las estaciones de la línea de Picadilly Line, la mujer que llevaba el tren comunicó que debíamos esperar un "short time", así que el reloj avanzaba, y la hora de facturar se acercaba.

Finalmente llegamos a la estación de Heathrow T1,T2 y T3 y Adriana y yo salimos corriendo por todos los pasillos del aeropuerto buscando los mostradores de la zona G de British Airways para conseguir facturar.

Al llegar buscamos el primer mostrador libre y nos lanzamos con el carnet en la boca. El hombre empezó a teclear y nos dijo que el avión estaba cerrado, que el check-in ya no era posible. Por 3 malditos minutos el hombre se negó a hacer nuestro check-in, eran las 17:33h y el vuelo salía a las 18:15h... Pero son muy estrictos con su "45 minutes before".

Así que nos fuimos a otro mostrador de British Airways para tratar de cambiar el billete por el de otro avión más tarde. Una mujer con el pelo todo blanco nos dijo que ni 3 minutos ni 35 segundos, cuando se llega tarde... Pues bueno, empezó a teclear buscando un vuelo. Nos dijo que lo único que podíamos hacer era entrar en la lista de espera del siguiente vuelo y cruzar los dedos, ya que no nos aseguraba poder volar hoy, ni tan siquiera mañana... Estaba todo full.

Así que nos acogimos a la única opción que nos dejaba la mujer, pagando 50 € por persona para cambiar los billetes y esperar.

Por la cabeza nos pasaba de todo: dónde dormir esa noche, cuando poder volar si al día siguiente todos los vuelos estaban llenos, cómo pedir día libre en el trabajo... Overbooking quizá?

Me quedé en un asiento delante del mostrador donde podíamos facturar las maletas en caso que algún pasajero, bueno dos, fueran baja en el vuelode London a Barcelona. Mientras Adriana se fue a comprar unos sandwitches en un Pret A Manger y unos zumos... No sabíamos cuanto tiempo estaríamos aun en London.

La media hora de espera se nos hizo eterna, vaya nervios esperando si había hueco o no en el vuelo. Finalmente, justo en el momento en que se cerraba el siguiente vuelo, me dirijí al mostrador y el mismo hombre que antes nos había dejado en tierra debía buscarnos un asiento si lo había.

Empezó a teclear en el ordenador buscando un hueco. Mientras me preguntó si el cambio de vuelo me había ocasionado recharge... Y al fin nos dio la buena noticia de que sí había dos plazas disponibles. Facturamos las maletas y le dimos las gracias, aunque creo que el esfuerzo lo tenía que haber hecho la primera vez.... Quizá había overbooking y ya estaba lleno el vuelo?

Pero no paramos de correr hasta llegar al avión, ya que al tener que hacer el check-in los últimos, no nos quedaba mucho tiempo para embarcar.

Finalmente llegamos sanos y salvos a Barcelona, aunque una hora más tarde de lo que teníamos planificado.

Emeshing desde un Airbus 320 en el buscado trayecto London-Barcelona.

PD: Para acabarlo de rematar, una de nuestras maletas no hizo aparición en la cinta de transporte de las maletas... Pero por suerte ya estamos en Barcelona

No comments: