Monday, October 11, 2010

Entre Copas Project 7

Post continuación del Entre Copas Project 6

Estábamos en la localidad riojana de Haro, justo en el centro del pueblo. A las dos en punto entrábamos por la puerta del restaurante Terete, y lo primero que nos sorprendió fue ver los corderos asados que estaban preparando.

Nos sentaron en una mesa de 8 personas, aun siendo 4, lo que aprovecharon 2 minutos después para sentar a una pareja. Al principio no lo encontré correcto, pero luego pasé olímpicamente.

Para comer me pedí morcilla frita de primero y solomillo de ternera al punto un poco más de segundo. Jafuda se pidió la especialidad de la casa: cordero asado, mientras que las chicas se piedieron huevos fritos con jamón.

Para regar la comida nos bebimos casi dos botellas del reserva especial de la casa, el rioja tinto Terete del año 2002.

De postre ellos se pidieron valencianos, aún estando en La Rioja, es decir zumo de naranja con helado de vainilla y licor. En cambio yo me pedí una espectacular tarta de queso con mermelada, creo que de albaricoque.

Después del café nos dimos una vuelta por Haro, por la zona del casco antiguo...

hasta llegar a la iglesia de Santo Tomás de Haro. Se trata de una enorme iglesia, sobretodo por su altura, y por un espectacular retablo dorado ubicado en el altar. También pudimos visitar una pequeña sala ubicada detrás del altar donde se encuentra un curioso ataúd transparente como de Jesús con una imagen de la Virgen. Aunque la iglesias está de dedicada a Santo Tomás. También llegamos a ver una amplia sacristía, espacio que normalmente está fuera de la vista de los visitantes.

Después nos fuimos hasta una plaza enorme donde habían montado un montón de paraditas de especies, collares, libros, juegos... vaya ese tipo de ferias tradicionales que les molan a las chicas.

Luego nos subimos al coche para ir hasta el Museo de la Cultura del Vino de la bodega gigante Dinastía Vivanco. El parking estaba súper lleno, así que tuve que dejar el coche encima la acera en la entrada del aparcamiento:



Luego nos fuimos en coche y en poco más de veinte minutos hasta Logroño. Allí encontramos en seguida nuestro hotel gracias a la eficacia del TomTom. Nos registramos en el hotel y nos instalamos en la última planta del hotel.

Quedamos a las 21h para ir a cenar, así que de mientras enchufé la tele y estuve viendo dos de mis series favoritas últimamente para entretenerme: Padre de Familia en La Sexta y American Dad en Neox.

Al salir del hotel para cenar nos topamos de nuevo con la lluvia, pero esto no nos impidió llegar andando hasta la calle Laurel. En esa calle se congrega un montón de gente para disfrutar de las tapas de los bares/restaurantes y de sus vinos y cervezas. La mayoría de locales estaban llenos de gente que aparentaban estar muertos de hambre... y de sed.

Como estábamos un tanto cansados de todo el día, decidimos buscar una mesa con sillas para poder sentarnos y disfrutar de las tapas de la zona. Tomamos bombas, una tapa que repetí a base de pan con jamón, huevo de codorniz y pimiento verde... Espectacular. También otro de chorizo, y luego una ración de setas con jamón. Esta vez pedimos cerveza Adriana y yo, dejando los vinos para mañana, mientras que Jafuda y M continuaron con los caldos riojanos.

Después de un par de rondas y de cenar de tapeo en este bar de la calle Laurel de Logroño con buena música, nos fuimos a descansar al hotel.

Escribo este post estirado en la cama del hotel... Hasta mañana lectores de Emeshing.com!!!

1 comment:

Toni S. said...

Et foràs com un bacó. Al loro!