Friday, July 26, 2013

Nafarroa Euskadi Project 2

Post continuación de Nafarroa Euskadi Project 1 (en Emeshing.com)

A las 9 de la mañana quedamos en el comedor del hotel para desayunar en el buffet libre a base de bizcocho, tostadas con mantequilla y mermelada, pan con tomate y aceite y embutidos y queso, fruta, zumos y café con leche.

Una vez cogidas las fuerzas para afrontar un nuevo día de vacaciones, cogimos el coche en dirección a Aribe, pasamos por Betolegi y Orbara, para llegar a Orbaizeta. Poco después encontramos la desviación hacia Arrazola donde nos encontramos con un puesto de información y en el que cobraban una módica cantidad por vehículo. Allí nos dieron un buen mapa turístico de toda la zona de Irati.

Seguimos por el camino forestal que nos adentraba al valle hasta llegar al embalse de Irabia. Aunque quisimos dejar el coche en el parking de abajo, estaba lleno, así que lo dejamos en el parking superior llamado de la cantera.

Una vez aparcado el coche nos dispusimos a recorrer uno de los caminos fáciles de la zona, en concreto el SL52C que tiene su inicio una vez cruzado el puente del embalse de Irabia. El camino es muy bonito y fácil de recorrer. No es muy largo, seguramente sin parar debes tardar entre una hora y una hora y media, pero nosotros nos lo tomamos con mucha calma y cada dos por tres estábamos tomando fotos del paraje, y parando para beber y comer algo.

La verdad es que se trata de un paisaje inigualable, muy pero que muy bonito. Nos recordó a La Fageda d'en Jordà, pero también a algunos paisajes de Nueva Zelanda y de los parques de Canadá. Y es que la mítica selva de Irati es el mayor hayedo de Europa con unas 17.000 hectáreas de bosque repartidas entre los valles de Aezkoa y Salazar.

Una vez finalizado el recorrido se nos hizo la hora de comer, así que nos fuimos a un restaurante de la zona denominado Mendilatz que está justo antes de llegar al vecindario de Larraun. En el restaurante comimos bastante bien con un menú de 15€ (bebidas y cafés a parte). Recomendable tanto la ensalada de pasta, la carne y los pimientos de piquillo rellenos de merluza.

Con el estómago lleno proseguimos nuestro camino en dirección al norte para llegar a Orbaizetako ola o Fábrica de armas de Orbaizeta. Se trata de una fábrica de armas abandonada que fué construída en el siglo XVII y que después de varias destrucciones y reconstrucciones fue abandonada definitivamente a finales del siglo XIX. La verdad está muy en ruinas, y lo más destacado es la canalización del río en su nivel inferior, por debajo de la carretera, de los tres niveles que constaba la fábrica en sus orígenes. Comentar que la iglesia que hay justo al lado, en la plaza que hay en el nivel superior, actualmente hace las veces de corral y parking...

A continuación agarramos de nuevo el coche para seguir al norte pasando por Azpegui, con un paisaje de prado totalmente verde pero con las distintas ondulaciones a ambos lados.

Además está lleno de vacas, caballos salvajes y ovejas que pastan libremente por la zona.


Como curiosidad, destacar los comblechs que se reparten por distintas zonas.

El más bonito comblech que vimos fue justo en la frontera, cuando finalizaba el camino forestal por dónde circulábamos. Después de hacernos una fotos, tomamos dirección a la derecha por un camino que finaliza en Arpea. Desde allí en 10 minutos andando por un pequeño sendero llegamos a una de las más bonitas sorpresas que depara la zona: la cueva de Arpea.


Se trata de una impresionante formación en forma de triángulo, entre dos visibles placas que levantaron la montaña superior, y que se abre camino en forma de cueva en una de las montañas. Totalmente recomendable... imprescindible!!!

A continuación tomamos media vuelta, sin otra opción porque la carretera finaliza en la casa de un pastor francés, para seguir por el mismo sendero pero hacia el oro lado siguiendo las indicaciones de Donibane Garautz... hasta St Jean Pied de Port. Para llegar hasta allí hay unos 45 minutos por una curiosa pista forestal también asfaltada que transcurre bajando hasta los pueblos navarros de la zona de Francia.

St. Jean Pied de Port es un pueblo que conserva sus puertas de acceso a la ciudad, como la puerta de Espagne o la Puerta de los Peregrinos. Además tiene unas bonitas calles adoquinadas con un montón de casitas, tiendecitas pero sobretodo albergues en los que se alojan una gran cantidad de peregrinos que recorren el camino francés en dirección a Roncesvalles. La verdad es que en el pueblo aprovechas esta tradición de hace ya 1000 años para atraer turistas y alojar a peregrinos. También destaca la zona del río con casitas a ambos lados con balcones incluso.

Precisamente en una crepperia de St Jean Pied de Port cenamos a base de creppes salados y creppes dulces de postre. Al salir vimos la zona de la ciudadela de la ciudad, en la que aún se conservan buena parte de las contrucciones que la protegían.

Para volver a nuestro hotel desde St Jean Pied de Port lo hicimos por la D933 o N135, pasando por Luzaide-Valcarlos, Orreaga-Roncesvalles o Auritz-Burguete, en lugar de ir por las vías forestales de la ida. Aún así el desnivel a salvar es importante y, aunque se trate de una nacional, las curvas de 180 grados son comunes. Tardamos poco más de una hora en volver de Francia hasta Aubarrea Baja desde donde escribo esta crónica antes de meterme en la cama después de un intenso y provechoso día por tierras navarras.

Esta crónica continúa en Nafarroa Euskadi Project 3

No comments: